José Alfredo Martin

Cofundador de Apadrina un olivo. Desde 2014 un ejemplo de éxito en la generación de economías rurales sostenibles en la España vaciada, al poner en valor los recursos naturales abandonados. Tras Oliete y sus 100.000 olivos, buscan replicar el modelo este 2021 en Alacón y su huerta abandonada.


¿Qué es lo que más le preocupa hoy?

Hace tiempo que tomé la determinación de eliminar las preocupaciones de mi cabeza en favor de ocuparme de las cosas. Precisamente porque creo que las preocupaciones nos hacen una sociedad con un propósito común débil, enfocado en la carencia, la queja y la continua inacción.

¿Qué se puede hacer para solucionarlo?

Pasar a la acción individual, siendo conscientes de que formamos parte de algo universal llamado planeta, que no nos pertenece y cuya conservación está por encima del individuo y la sociedad. El sueño del planeta, es el sueño de la sociedad, y ese lo alimentamos tú y yo con nuestras acciones a diario.


¿Qué se está haciendo bien?

Soñar como individuos que el cambio hacía un mundo mejor es posible, de esta manera contagiamos al vecino. Además, hay ya muchos que dejaron de soñar y pasaron a la acción. Desde las más pequeñas acciones, hasta las más faraónicas, todas suman en positivo.

Ver más entrevistas