Isabel Jiménez

Socia Fundadora -junto a su hermana- de Luz Solidaria, compañía eléctrica benéfica y renovable que nace con la filosofía de crear una comunidad que sume recursos para ayudar a las personas y al planeta mediante tres principios: ahorro, sostenibilidad y solidaridad a través del recibo de la luz. Ayudan a evitar la contaminación asociada al consumo eléctrico tradicional y destinan el beneficio a fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro.


¿Qué es lo que más le preocupa hoy?

Tener una actitud pasiva ante el cambio climático y los problemas que afectan a la humanidad: la pobreza, el hambre, enfermedades, educación, conflictos bélicos,… Si analizamos nuestro entorno, a todos nos afecta en mayor o menor medida y, como sociedad, no podemos adoptar un rol pasivo y engañarnos pensando que no va con nosotros. Lo primero que tenemos que hacer cada uno de nosotros es concienciarnos que, si no somos parte de la solución, que al menos no seamos parte del problema. La sociedad todavía no es consciente de que con nuestro consumo eléctrico estamos generando un impacto negativo en el medio ambiente provocando la emisión de gases de efecto invernadero y la generación de residuos nucleares de alta intensidad que tardan miles de años en desactivarse y para los que todavía no se ha encontrado ni una solución definitiva ni segura para su almacenamiento.

 

¿Qué se puede hacer para solucionarlo?

Para empezar, tenemos que tomar consciencia global e individual de la situación. La mejor manera de afrontarlo es convirtiéndonos en protagonistas del cambio, no es necesario grandes actuaciones, pero sí podemos realizar pequeños gestos que contribuyan a mitigar el impacto negativo de nuestras acciones.  El papel de las empresas e instituciones es clave para dar ejemplo a la sociedad y, en especial, a los jóvenes, que van a tener que sufrir las consecuencias de nuestros actos. Por ejemplo, simplemente eligiendo un proveedor del suministro eléctrico 100% renovable estaremos contribuyendo a que se deje de generar energía altamente contaminante. Hoy en día, se puede elegir entre más de 300 suministradores de electricidad, de los cuales casi la tercera parte son 100% renovables, como es el caso de Luz Solidaria. Es un cambio meramente administrativo que sólo lleva unos minutos y se puede hacer on-line.


¿Qué se está haciendo bien?

Afortunadamente hay una tendencia clara por parte de mucha gente a comprar y recomendar productos y servicios socialmente responsables. Según un estudio de la OCU más del 70 % de los españoles basan sus decisiones de vida en relación a principios éticos y  de sostenibilidad: las empresas tenemos la obligación de aplicar estos principios y dar respuesta a nuestros clientes. Que las empresas pongan a disposición de sus empleados, clientes o proveedores todo este conocimiento para que éstos venzan su desconocimiento o miedo a cambiar el suministro de sus propios hogares o pequeños negocios a un comercializador 100% sostenible es, y seguirá siendo, esencial en la lucha contra la contaminación, el cambio climático y los problemas sociales que afectan a la humanidad.

Ver más entrevistas