Ana Gayoso

Está al frente de Las lilas y la luna, desde donde elaboran cosmética ecológica y artesana. Cultivan y recolectan las plantas de sus campos, elaboran y mezclan ingredientes seleccionados siguiendo los ciclos de la luna y recuperan y actualizan fórmulas ancestrales.


¿Qué es lo que más le preocupa hoy?

La desconexión paulatina del ser humano de la naturaleza. En nuestra sociedad hay una tendencia cada vez mayor a ver la naturaleza como algo ajeno a nosotros cuando somos y seremos siempre parte de ella. Me entristece observar que gran parte de los jóvenes están más preocupados de vivir en una realidad virtual a través de sus dispositivos electrónicos que salir fuera y mirar al mundo. Nos gusta jugar a ser pequeños dioses manipulando y cambiando aquello que ha sido creado por nuestra Madre Tierra para cumplir su función en el Todo. Con nuestra visión descartiana desequilibramos el medio que nos nutre, nos preocupamos de la parte sin entender el conjunto.

¿Qué se puede hacer para solucionarlo?

Volver a conectar con la naturaleza, sólo observándola cada día, formando parte de ella podremos volver a sentirla, y en el momento que la sientes de nuevo, sabes que hacer y cómo aportar, porque somos naturaleza, simplemente estamos dejando de sentirla…Pienso que el gran cambio está en la base de la pirámide y eso es la agricultura. Cuando cambiemos nuestra forma de cuidar y cultivar nuestra Tierra cambiará nuestra forma de pensar y sentir. Si nos alimentamos con productos que se han cultivado desde el amor y el respeto, nuestro cuerpo se nutrirá con esa energía…y aquí empieza el cambio en cada uno de nosotros.

 

¿Qué se está haciendo bien?

Apoyar pequeños proyectos de personas que luchan por crear espacios llenos de vida y biodiversidad en un mundo donde cada vez hay menos variedad de especies.

Ver más entrevistas